martes, 18 de agosto de 2009

Más vale sólo...

Que mal acompañado...

Esto debió pensar Ethan Winer cuando decidió grabar un vídeo teniendo un único protagonista: el violonchelo.

Sin usar efectos de sonido es capaz de obtener hasta 37 "instrumentos" distintos. Los únicos efectos que existen son los necesarios para conseguir una interpretación de conjunto, teniendo en cuenta que se trata de un único intérprete.

Esta forma de grabación se hizo famosa cuando Mike Oldfield grabó su Tubular Bells, pero esa es otra historia que dejo para que The Acartonators expliquen su origen.

Mientras tanto os dejo con Cello Rondo. Que el verano siga bien para todos.


5 comentarios:

Pablo Marín dijo...

¡hay que ver lo que se puede hacer con un sólo instrumento! ¿37 dices?, no las he contado pero me lo creo.... jeje

un abrazo

Candela dijo...

¡Madre mía!, he aprendido más de cómo se hace lo que suena en un disco de jazz con contrabajo, cello o ambos, de que lo que me podía imaginar. Superilustrativo.
Te felicito, 100% docente.
Mil gracias.

Ramón dijo...

En ocasiones hay que tener fe, mi querido Pablowan.

Candela, no me des a mí las felicitaciones. El vídeo es bastante antiguo, simplemente llegó a mi vida y lo único que hago es compartirlo con todos.

Un abrazo a ambos.

Extractos... dijo...

desde luego que el gato es un "santo"...mira que ver y escuchar a su -amo- por todos sitios repetido...
!fantástico!

feliz comienzo de curso y simultáneo feliz fin de verano

abrazos

Extractos... dijo...

vuelvo para felicitarte por la formación de ese quinteto que parece prometer...
felicidades!!