sábado, 1 de marzo de 2008

Un regalo de cumpleaños

Un día empecé a buscar entre mis discos y encontré una canción de Harry Belafonte: Day Oh (The Banana Boat Song). Siempre que la escucho acabo cantando y bailando, no se si a vosotros os pasará lo mismo. Al buscar información sobre Belafonte observé que hoy es su aniversario, así que realicé una versión de la canción para interpretarla en clase y me propuse hablar de él en el día de su cumpleaños. 

Harry Belafonte fue conocido como el "Rey del Calypso": un baile que se hizo popular en los años 50. En él se mezclaban unos instrumentos muy peculiares, los Steel drums (tambores fabricados con barriles de petróleo. ¿Recuerdas la canción de la Sirenita Bajo el mar?) con otros instrumentos de percusión afro caribeña. En 1957 grabó la canción de la que os habló y consiguió ser número 1. Esta canción pertenece al disco Calypso pero en realidad no es de este estilo. Se trata de una canción que trata sobre los trabajadores de los muelles que cargaban bananas en los barcos para su exportación.

Belafonte con unos maravillosos acompañantes: Los teleñecos.

2 comentarios:

¡Chisss! dijo...

Buenoooo, que no me voy. Es la música que no pocas veces pongo, cuando voy en el coche camino del Insti, para llegar con buen humor (aunque yo casi siempre estoy de buen humor).
Me encanta el baile del perro, estoy pensando copiar la coreografía para que la bailen mis alumnos, yo me lo pasaría bomba y creo que ellos también, es contagioso; aunqe tengo un alumno preligrosamente risueño que no sé si me dejaría enseñarles los pasos con la interrupción de sus risas -contagiosas y saludables-.
Ya, hoy no te escribo más.
Adiós.

Ramón dijo...

No dudes en montar la coreografía con tus alumnos. Si lo haces como concurso es posible que se presente alguien y os lo paséis muy bien.

Yo hice el concurso de la máquina de escribir y estoy pendiente de las autorizaciones (espero que sí me las concedan), para poner el vídeo del ganador en el blog. El chaval está entusiasmado, sólo tenía que convencer a sus padres para que dieran su permiso (por aquello de la intimidad y esos rollos.)

Un saludo. Espero que sigas en el blog.