miércoles, 25 de febrero de 2009

El músico callejero


Entre las numerosas profesiones que puede desempeñar un músico se encuentra una muy especial: el músico callejero.

Existen lugares en los que hay que pasar un examen previo para poder actuar. En New York, París e incluso en nuestra Barcelona, cada músico tiene que demostrar una serie de conocimientos aplicados para tener su propia esquina.

Desde que el intrusismo ha llegado a todos los sitios, la especialización se hace más necesaria. No sólo hay que madrugar para conseguir un buen sitio (sinónimo de buenas ganancias) sino que hay que saber "tocar" un instrumento con un mínimo de capacidades.

Si los directivos de los distintos transportes suburbanos han decidido realizar un examen, ¿cuál es la razón por la que no se hace en las calles de nuestras ciudades?

En ocasiones me he visto sorprendido, incluso gratamente, por la pericia con la que este o aquel músico solicitaba unas pocas monedas a cambio de su arte. Pero en otras... tenía ganas de dar dinero para que estudiara un poco y dejara de martirizarme.

Supongo que todos conoceréis ejemplos de estos dos tipos de músicos. Desde aquí quiero dejar bien claro que la Música es algo que nos une, que nos da la vida, y debemos conseguir que muchos "intrusos" dejen de "aporrearnos" con sus melodías. Para eso que se dediquen a otras cosas...

2 comentarios:

extractos... dijo...

Hola Ramón:
el vídeo es fantástico, ya lo conocía. Cuánta razón tienes en los de examinar....a algunos hay que pagarles para que se callen.
Aquí en Cádiz, además de los que vienen para unos días...están los de casa. En la calle Columela suele ponerse el -Dúo Columela- de flauta y guitarra. Creéme, el flautista es una delicia, además de virtuoso

un abrazo

SilviaE.D. dijo...

Hola Ramón!
Acá en mi ciudad no existen los músicos callejeros...los he visto en Buenos Aires, si.
Pero este articulo me hizo recordar una historieta que leia de pequeña..."Tobi y la Pequeña Lulú". Tobi tocaba el violín en una esquina y juntaba muuuchas monedas en la funda, pero le pagaban...para que se calle.
Un beso!