lunes, 19 de enero de 2009

Un pianista excepcional

El tema de hoy ha resultado ser muy enriquecedor. Después de explicar la forma en la que un clavicémbalo produce el sonido, hemos visto un diagrama que ha resultado muy esclarecedor.


Después he comentado que este instrumento era un antepasado del piano, y he puesto varios ejemplos visuales de un piano por dentro (Ministerio de Educación o en youtube).


En uno de estos ejemplos aparecía un pianista tocando, al preguntar a mis alumnos que era lo que les parecía más difícil de este instrumento, casi todos han contestado que tener la suficiente independencia de manos. Todos los que hemos estudiado piano tenemos esa lección pendiente, unos más, unos menos, y la mía hacía referencia a la dificultad que planteaban mis alumnos.

Yo les he comentado que todas las dificultades pueden superarse, tan solo es cuestión de esfuerzo, paciencia y voluntad (no se en que porcentaje cada una de ellas). Para profundizar en el tema de la perseverancia les he hablado de un gran pianista, al menos para mí, el gran Tete Montoliú.


Tete Montoliú llegó a mis estanterías en una tarde de otoño, de esas en las que no apetece nada más que escuchar buena música mientras el viento mece de un lado a otro las hojas de los árboles. Yo no conocía a este señor, tengo que reconocerlo (quizás mi formación clásica fuera un poco pobre en cuanto al "resto" de las músicas), pero vi en un informativo que daba un concierto en el Teatro Real. Me pregunté la razón por la que un músico de Conservatorio no conocía de la existencia de un músico blanco, español, que había trascendido de nuestras fronteras y había conseguido prestigio internacional. Pregunté a varios compañeros de estudios y tampoco lo conocían, con lo que empecé a pensar que algo fallaba en mi enseñanza.

Tete era, según algunos grandes como Ben Webster, el único europeo que poseía el swing en sus venas. El swing es al Jazz como el duende al Flamenco. Es algo que es muy difícil de definir, y mucho más complicado de obtener: o se tiene o...

Tete lo tenía y esta mañana he observado que mis alumnos no lo conocían y me he visto a mi mismo pensando que algo fallaba. Como no quiero que nadie se quede sin conocer al gran Tete escribo este artículo para que podamos disfrutar de su música.

Paraules d´amor


El cant dels ocells

1 comentario:

SilviaE.D. dijo...

Hola Ramón!
Gracias por hacerme conocer a un pianista excepcional.Son una raza en vias de extinción.
Si hay instrumento que llama la atención a mis chicos, es el piano. Como en la clase tenemos uno en el que se pueden ver de frente los martillos y las cuerdas, ese momento es inolvidable para ellos.
Con respecto a los conocimientos sobre los artistas populares...pensé que por estas latitudes solamente no se los estudiaba. Lo mismo sucede con los pintores, solo se estudian los clásicos...no sé por qué.
Fue un placer escuchar a este artista!
Besos!